Salud y Enfermedad

Alimentando a niños dificiles

Algunas Reflexiones Personales
Muchos días los padres planifican por tiempo prolongado la comida de sus hijos para darse cuenta al final del día que los niños prefirieron comer pan y agua todo el día. La mayoría de los padres gastan gran cantidad de tiempo pensando si sus niños comen lo correcto y si comen lo suficiente. Los niños necesitan una nutrición suficiente, de modo que sus cuerpos crezcan y se desarrollen. Si su hijo está en un equipo deportivo usted puede estar especialmente preocupado(a) sobre si él o ella está recuperando las calorías que gasta en cada día de entrenamiento. Los padres pueden regular qué, cuándo y dónde los niños comen pero no cuánto comen. No hay que preocuparse en demasía: cuando a los niños se les ofrece una selección de alimentos saludables, ellos elegirán en forma espontanea una dieta saludable balanceada en el largo plazo pero, el conocer cuales son esos alimentos y cuando prepararlos son las lecciones críticas que la mayoría de los padres necesitan aprender.

Una vida a la nutrición
Los niños que comen una dieta saludable durante sus primeros años, no solamente tendrán una niñez más saludable, ello también ayudará a prevenir enfermedades crónicas tales como enfermedad cardiovascular, obesidad, diabetes y cáncer, mas tarde en la vida. Aprendiendo el hábito de alimentarse en forma sana en una edad precoz, establece un modelo para que los niños lo continúen en la medida que ellos crezcan y aprendan a comer independientemente. La Asociación Americana de Cardiología ha desarrollado recomendaciones para los médicos que cuidan de la salud y alimentación de los niños; aquí hay algunas de las sugerencias:
Ofrezca a su hijo una dieta que sea nutricionalmente adecuada y consistente en una gran variedad de alimentos. Establezca la ingesta calórica de su hijo basado en su tasa de crecimiento, nivel de actividad y nivel de grasa corporal.
Establezca como objetivo lograr el 55% de las calorías de su niño que provengan de carbohidratos complejos. Mantenga una total ingesta de grasa de alrededor del 30% de las calorías con alrededor de un 10% de grasas monoinsaturadas, menos del 10% de grasas saturadas y mucho menos de 10% de grasas poliinsaturadas.
Mantenga una ingesta de colesterol alrededor de 100 mg de colesterol por cada 1000 calorías y no exceda nunca los 300 mg.
Proporcione una variada fuente de proteínas que iguale alrededor del 15% de las calorías de su hijo.
Limite la ingesta de sal de su niño si su familia tiene una historia o una susceptibilidad de hipertensión arterial. Incluso si usted ha hecho todo lo posible para planificar la dieta de tu niño, no debe ignorar su propia dieta. Los niños aprender por observación e imitación. El ofrecerle las comidas más saludables será inútil a menos que ellos vean a sus padres y hermanos comer los mismos alimentos. Después de todo, ellos son parte de la familia y quieren comer lo mismo que ustedes están comiendo.
Lo que ocurra alrededor de su niño cuando está comiendo afectará la manera como él o ella come. Para minimizar distracciones apague la televisión y trate de mantener alejado niños alrededor de la casa bromeando o peleando unos con otros. Debido a que los niños están agudamente conscientes de la tensión emocional, las discusiones al momento de la comida pueden tornarlos muy ansiosos y más difíciles de alimentar. Pongan atención a sus niños, entreténganlos en una conversación y si fuera necesario ayudenlos con la alimentación. Con el tiempo el momento de alimentarse debiera ser un tiempo placentero en que el niño va aprender a desarrollar.

¿Están ellos recibiendo lo suficiente?
Los niños necesitan comer la misma variedad que los adultos necesitan comer, pero el tamaño de su porción debe ser menor. Para aproximarse al tamaño correcto de su niño, sirva en forma aproximada un cuarto a un tercio de la porción del adulto. O sirva una cucharada sopera de comida por cada año de edad de su hijo. Siempre déle menos comida de lo que usted piensa de que su hijo comerá; él o ella puede siempre pedir más.
En general, los niños entre 1 y 3 años de edad consumirán alrededor de 40 calorías por cada 2 cms de altura por día, o alrededor de 1000 a 1300 calorías. Entre las edades de 4 y 10 años la estimación de las necesidades calóricas de un niño moderadamente activo se puede lograr multiplicando su peso por 36 calorías y si su niño es más activo necesitará comer más. Las calorías extras deberían venir de carbohidratos complejos tales como frutas, cereales, pan, grano, pasta y leguminosas.
Su trabajo como padre es ofrecer las comidas adecuadas a su niño pero no determinar cuanto ellos deben comer. Los niños saludables instintivamente comerán la cantidad y la variedad de alimentos que ellos necesitan. Ellos pueden selectivamente comer alimentos ricos en almidón un día, y frutas y vegetales otro día, pero en el periodo de una semana ellos conseguirán los nutrientes que su cuerpo requiere. Los padres y otras personas que cuidan a los niños pueden destruir los mecanismos naturales de alimentación de un niño, al agresivamente sobrealimentarlos y forzar a un niño a comer más. Si el niño dejó un poco en el plato reutilícelo, alimente a las mascotas o deséchelo, pero no fuerce al niño a comer más.
Asegúrese de hacer que los alimentos que prepara para los niños sean de sabor agradable. Mucha gente estimula a los niños a comer comidas blandas de bebé. Pero ellos muchas veces comen más cuando comen las comidas que a un adulto le gustan con algo de condimento, con más sabor que lo que uno esperaría. Y no se confundan pensando que todos los niños prefieren alimentos dulces, muchos niños prefieren un yoghurt plano sin sabor que las variedades azucaradas.

Comida entre horas
Comer entre horas (snack o colación) es tan importante para los niños como comer en sus horarios regulares, debido a que los niños tienen estómago pequeño y una alta demanda energética. Ellos necesitan comer más frecuentemente que los adultos, en adición a sus tres comidas ellos debieran tener 2 a ó 3 colaciones en el día y si su niño es atleta, estas colaciones deben ser incluso más cruciales.
Asegúrese que estas colaciones sean tan nutritivas como las comidas. Y como con las comidas, si su niño no está hambriento no lo fuerce a comer estas colaciones. Elija colaciones de los 5 grupos básicos de alimentos.
Grupo 1 Cereales pan, arroz y pasta 6 porciones al día Grupo 2 Vegetales 3 porciones
al día
Grupo 3 Frutas 2 porciones al día
Grupo 4 Leche, yoghurt y queso 3 porciones al día
Grupo 5 Carne, pollo, pescado, legumbres, huevos y nueces
2 porciones al día.
Algunas colaciones fáciles para los niños incluyen cereal con leche descremada, queso, fruta fresca, jugo fresco, galletas de agua, leche baja en grasa, yoghurt bajo en grasa, pan con pasas, vegetales crudos, arroz, y sopa vegetal.

Manténganlos bebiendo con moderación
Usted puede ser experta en las comidas sólidas que requiere su hijo, pero no se olvide de los líquidos. Todos los niños necesitan beber una cantidad moderada de fluídos. Los niños más activos y en los periodos de tiempo más calurosos requieren que los niños beban más aún. Los niños tienen menos habilidad que los adultos para eliminar de sus cuerpos el exceso de calor producido durante el ejercicio, pero consumiendo una cantidad razonable de agua les ayuda a eliminarlo a través de laperspiración. Ofrezca agua a su niño como líquido junto con leche y jugo durante el día. Antes de ejercicios prolongados el niño debería beber cantidad extra de agua. No dependa del mecanismo natural de la sed de su hijo para contarle cuando deba beber. Los humanos tienen un relativo pobre mecanismo de la sed y mucha gente esta algo deshidratada antes que sus cuerpos demanden por beber.
Es importante evitar el uso de líquidos como un mal hábito equivalente a fumar a los adultos o a comer por ansiedad en los niños con obesidad. No permita que el niño beba justo antes de unacolación o una comida regular ya que disminuye el apetito al distender el estómago (ver pauta de jugos).

Balance natural
Las necesidades de energía de su niño variarán con las actividades diarias y con lo que el o ella coma para cumplir estas necesidades. Si usted esta preocupado sobre el peso de su niño lo mejor es consultar al Pediatra. Muchos niños aparecen delgados a una edad joven y naturalmente van mejorando su peso en la medida que ellos crecen. Los niños menores de 10 años no debieran ser puesto nunca en una dieta para bajar calorías. Es mejor alterar la composición de la dieta para disminuir el sobre consumo de grasas y azúcar, y estimular al niño a hacer ejercicio. Si está preocupado(a) sobre la ingesta de alimento de su niño, recuerde que no está sólo (a). El lograr que los niños coman los alimentos adecuados es un problema permanente de la paternidad. El ofrecerle a un niño un ambiente confortable a las comidas y una variedad de alimentos sanos y fluidos es todo lo que necesita hacer: quédense tranquilos sus niños les dirán cuando es tiempo de comer!

Algunas Reflexiones Personales
Consejos Prácticos
Prácticamente todos los padres que han tratado de alimentar a un preescolar de 2 años han tenido que pelear al momento de la alimentación transformándolo en una guerra. Y no importa la cantidad de ruego, insistencia e incluso reto. Ahora que ya saben que es normal para los niños pequeños desarrollar un brusco cambio en su hábito que los lleva a comer menos, aquí hay algunas sugerencias para asegurarse de comer uno o dos pedazos de algo durante su camino de desarrollo e independencia.
Primero que todo piensen en pequeño. Dénles pequeñas porciones que no sean tan llenadoras. Si ustedes ponen un montón de comida nueva en frente de ellos, ellos pensarán ¡ oh es un montón de eso en mi plato ¡ y lo rechazarán. A mayor cantidad de comida en el plato, mayor cantidad pondrán en su boca en un momento determinado, y a mayor cantidad de alimentos mayor dificultad para alimentarse y chance para que se atoren y desarrollar aversión a la alimentación.
Ir lentamente, no introducir demasiados alimentos nuevos de una vez. Cuando estén introduciendo alimentos nuevos, sírvanlo en pequeñas porciones con alimentos que ustedes ya saben que al niño le gusta. De esta manera el niño probablemente comerá algo y ustedes pueden evitar una batalla con el nuevo extraño alimento. A los niños les gusta la repetición y les gusta los alimentos familiares.
Traten y traten y vuelvan a tratar si un alimento termina en el suelo o un pedazo de queso termina escupido en su ropa; no se desespere, no porque el hecho de que no le guste la primera vez un alimento significa que no deben ofrecerlo de nuevo. Incluso mientras más frecuente van viendo el alimento en la mesa más familiares se van haciendo con él y no les extraña que en un momento determinado el niño comience a alimentarse de este nuevo alimento. Los gustos por los sabores en los niños cambian.
Pásenlo bien, cuando introduzcan un nuevo alimento háganlo interesante, piensen que el niño pueda jugar con el alimento e incluso que sea de color. Los niños bajo 5 años no tienen un sentido completamente desarrollado del olfato de modo que la forma, color, textura y disposición de los alimentos es más importante. De acuerdo a la Sociedad Americana de Nutrición, ellos pueden comer alimentos que vengan cortados o con formas divertidas como animales, estrellas o vegetales y que sean de colores brillantes. Muchas sugerencias domésticas han tenido buenos resultados como el congelar la mitad de una banana en un palo de madera de modo que parezca un helado o preparar alimentos envueltos en pequeños papelitos de modo que el niño considere un juego esto de sacar el alimento de la bolsa. Sin embargo, no se desanime si las cosas no salen como ustedes las habían planificado, la hora de comida debe ser un tiempo agradable. Evite las colaciones muy cerca de las horas de alimentación regular. No les permita tener una colación una hora antes del almuerzo porque esto va a disminuir el apetito. También hay que tener cuidado con excesos de jugos si el niño está sediento y la madre tiene una tendencia a dar jugos en los periodos previos a la alimentación esto va a disminuir la ingesta posterior. Aliméntelo frecuentemente aunque usted no tienda a darle demasiadas colaciones antes del almuerzo. Como dijimos anteriormente el niño necesita colaciones regulares.
Evite el síndrome del plato limpio. No es importante que los niños pequeños coman todo lo que esta en su plato sino es más importante que prueben de todo un poco.