Salud y Enfermedad

Enfermedad por acido

¿Qué son enfermedades relacionadas al ácido?
Las enfermedades relacionadas con la secreción ácida incluyen a la esofagitis por reflujo y a la úlcera péptica (gástrica o duodenal). El estómago secreta ácido y enzimas conocidas en conjunto, como jugo gástrico o digestivo. Una delgada capa de mucosa protege al estómago para que no sea atacado por este jugo ácido. El esófago carece de tal capa protectora y el duodeno tiene también mucho menos protección que el estómago.

Esofagitis por reflujo
En la esofagitis el músculo que controla la abertura entre el estómago y el esófago durante el paso de los alimentos, no se cierra apropiadamente y por tanto el jugo ácido del estomago refluye (regurgita) hacia el esófago, ocasionando una sensación de quemadura retroesternal, llamado también pirosis.
Con frecuencia el reflujo inflama el revestimiento o capa que cubre el esófago (esofagitis) y eventualmente se puede producir una úlcera o un sangrado si no se administra un tratamiento adecuado. La úlcera péptica se produce cuando el jugo ácido daña el estómago o el duodeno, en parte por la presencia de una bacteria (Helicobacer pylori).
Una úlcera gástrica ocurre cuando se produce un rompimiento de la capa mucosa protectora del estómago; y una úlcera duodenal ocurre cuando un exceso de ácido gástrico pasa del estómago hacia el duodeno lesionando la capa protectora del mismo. Los síntomas pueden incluir sensaciones de quemazón en la zona alta o media del estómago entre las comidas o durante la noche, así como pesadez y languidez.

¿Cuál es la medicina para el niño?
Antes de dar algún medicamento a su hijo, usted debe consultar primero con su médico. Existe un producto que funciona como un inhibidor de la bomba que produce el ácido gástrico reduciendo así la producción de ácido en su estómago durante un buen parte del día. Esto llevará a la curación de la Inflamación o úlcera existente y también controlará los síntomas. La medicina debe ser tomada una o 2 veces al día dependiendo de la enfermedad y gravedad de la misma, lo cual es individual.
Alternativamente, su médico puede decirle que el niño padece sólo de síntomas por reflujo pero que aún no presenta inflamación (esofagitis). En este, caso el niño debe seguir con cuidado las instrucciones que le dé su médico tratante. El medicamento debe ser tomado una o dos veces al día cada vez que sea requerido, de acuerdo a los síntomas que se presenten y al plan realizado por su médico.