Procedimientos

pHmetria esofagica

Imagen08

El monitoreo de pH de 24 horas es un procedimiento muy útil en el estudio de algunos síntomas producidos por el reflujo gastroesofágico.
El examen permite registrar los episodios de reflujo durante un tiempo prolongado (18-24 horas) y su relación con los cambios de posición, alimentación y aparición de síntomas.
Los requisitos para la realización del examen son que el niño esté en ayunas al menos por 6 horas (4 hrs para los menores de 1 año), y que se hayan suspendido los antiácidos 3 días antes del examen y 7 días antes para el caso de omeprazol, lanzoprazol o esomeprazol. No se requiere sedación.
Para efectuar el examen se utiliza una sonda muy delgada y flexible, que tiene dos electrodos separados y que permiten registrar los cambios de pH en dos puntos diferentes del esófago (uno proximal y el otro distal) y un aparato registrador.

La sonda se introduce por una de las fosas nasales. Su introducción produce sólo una pequeña molestia transitoria, pero a los pocos minutos el niño se acostumbra a ella. Este examen no presenta riesgos y no ocasiona ningún dolor al niño.

Durante las 18-24 horas siguientes el niño deberá realizar una actividad normal (con la excepción de que no podrá asistir a la sala cuna o al colegio o hacer ejercicios muy bruscos que puedan dañar el aparato registrador), y un adulto responsable deberá anotar en el Diario de Eventos la hora exacta en que el niño presenta algún síntoma. Para esto se utiliza la hora que aparece en el aparato registrador, presionando el botón azul pequeño (la pantalla quedará en blanco cuando pase 1 minuto, como cualquier computador, para ahorrar energia, pero se activará al presionar el botón de la hora).

Hay 2 botones adicionales en el aparato registrador, uno para indicar comidas y otro para indicar posición. Estos son los únicos 2 botones a mover y les serán explicados en detalle por el médico durante la instalación del equipo. Hay un tercer botón (azul grande) para el cual le serán dadas las instrucciones durante el procedimiento, dependiendo de cada niño en forma individual.

Si la sonda se sale, debe avisarse al Centro de Endoscopía Digestiva (Teléfono 354-3228) para que la enfermera de gastroenterología reinstale la sonda. Si esto ocurre después de las 17:00 hrs, debe acudirse al Servicio de Urgencia de su hospital base, para que una enfermera reinstale la sonda, siendo dicha consulta de costo del paciente (no se debe apretar ningún botón del aparato registrador ). Sin embargo, tomando las precauciones adecuadas, la sonda NO se debiera salir, ya que para ello requiere de una manipulación vigorosa propia de un accidente de tracción.

Al día siguiente de colocada la sonda, se debe acudir al hospital para que ésta sea retirada, a las: …………………..A partir de ese momento, el niño puede volver a desarrollar una vida completamente normal y debe reiniciar todo su tratamiento previo (dieta y medicamentos), hasta una nueva indicación dada por su médico tratante, al cual deberá acudir con el resultado del examen.